RECETASDESARA.com

Tigres de gambas

RecetasDeSara
Cocinado por
60 min.
| Comensales: 30 piezas

Si has comprado mejillones para hacer una paella o para comerlos simplemente cocidos, no tires la cáscara, lávalas bajo el grifo y guárdalas porque te serán de gran utilidad para esta variante de las croquetas que te supondrá menos tiempo y esfuerzo por no tener que darle la forma característica de aquéllas.

Ingredientes

  • Cebolla mediana – 1/2
  • Harina – 50 gr
  • Leche – 500 ml
  • Gambas – 150 gr
  • Pastilla de caldo de ave – 1
  • Pimienta negra molida
  • Aceite oliva
  • + Para el rebozado:
  • Harina
  • Huevo – 1
  • Pan rallado

Paso a Paso

  1. La clave para conseguir una cremosidad inigualable en nuestros tigres es la proporción de harina y leche: 100 gramos de harina por litro de leche, reduciendo o aumentando proporcionalmente estas cantidades dependiendo de cuántos queramos hacer.
  2. Dicho esto empezaremos a elaborar estos deliciosos tigres. Ponemos en una sartén mediana unas 2-3 cucharadas de aceite y pochamos la cebolla picada finamente.
  3. Una vez que ésta esté dorada añadimos la harina y la tostamos durante 1 minuto dando vueltas constantemente, evitando que se queme.
  4. A continuación vertemos la leche y agregamos la pastilla de caldo concentrado y pimienta al gusto; y removemos sin parar hasta que veamos que cuando pasamos la espátula por el fondo de la sartén tarda un poco en volver a cubrirse con la crema de los tigres. Este proceso durará aproximadamente unos 25 minutos y cuando se enfríe un poco se convertirá en una masa cremosa más compacta que se despegará del borde de la sartén sin problemas.
  5. Las gambas, que las habremos pelado y troceado en 3 o 4 trozos cada una, dependiendo de su tamaño, las añadiremos cuando llevemos 10 minutos removiendo la mezcla. Así cuando hayan pasado los 25 minutos necesarios estarán cocidas pero jugosas.
  6. Terminado el tiempo de cocción, si vamos con prisas, no hace falta esperar a que se enfríe la masa como en el caso de las croquetas, sino que con una cucharilla de postre podemos ir rellenando las cáscaras de los mejillones. CONSEJO: Es importante rellenarlos sin copete, procurando dejarlos planos para que a la hora de freír queden dorados uniformemente sin necesidad de darles la vuelta.
  7. Cuando los tengamos rellenos sólo nos quedará pasarlos por harina, huevo batido y pan rallado y freírlos, sólo por la parte empanada, en una sartén con aceite bien caliente durante un par de minutos o hasta ver que se hayan dorado.
  8. Prueba también a rellenarlos de su propio mejillón troceado y añadido a media cocción de la leche; de beicon y queso, añadiendo el queso justo al final; de pescado, carne… Hay mil formas de prepararlos, averigua cual es tu favorita.

Comentarios

comentarios